¿Qué es el liberalismo?

En principio, actualmente liberalismo significa democracia. De todas formas, vamos a comentar un poco la evolución del término.

Su definición más antigua y general, hace referencia a un sistema de gobierno que garantiza la libertad y viene de finales del s. XVII y principios del s. XVIII. Cuando apareció, suponía un desafío directo a la monarquía porque defendía que el poder del Estado debía limitarse y la Ley debía garantizar ciertas libertades. La base del liberalismo era una oposición al poder tiránico del Estado y claro, eso no gustaba mucho a las coronas de la época.

Para los primeros defensores del liberalismo, como John Locke , el liberalismo no implicaba una democracia con sufragio universal. Más bien pensaban en algo más elitista. Su idea era que sólo un pequeño sector del pueblo, formado básicamente por hombres blancos, ricos y cultos, era lo suficientemente bueno como para gobernar y asegurar los derechos civiles y las libertades. También pensaban que el voto debía estar restringido a hombres con una determinada renta.

Además, para muchos de ellos, el concepto de liberalismo incluía tanto la política como la economía. En la parte política destacaba la idea del gobierno con el consentimiento de los gobernados. La parte económica proponía que el Estado debía limitar al mínimo su papel en la economía, dejando la mayor parte de las actividades económicas en manos privadas.

Al principio, el liberalismo económico defendía la “economía de la libre empresa” e intentaba desmontar la gran estructura de impuestos, monopolios estatales y demás, que eran frecuentes (y exageradamente abusivos) en los gobiernos monárquicos y apoyaba el mercado libre de bienes y servicios.

Las ideas liberales, en los siglos XIX y XX, fueron evolucionando hacia el concepto de que un “orden político liberal” requería que la sociedad participase democráticamente. El sufragio universal se empezó a implantar después de la Primera Guerra Mundial, cuando las mujeres lograron el derecho al voto en Reino Unido (1918), Alemania (1919), Estados Unidos (1920) y España (1931), aunque en alguno de estos países, lo de votar duró pocos años.

Desde la Segunda Guerra Mundial, estas ideas han seguido evolucionando. Mientras los primeros liberales defendían la mínima intervención de los Estados en la economía, actualmente, en lugar de defender un sistema económico completamente libre, aceptan la conveniencia de mercados parcialmente libres y reconocen que los Estados deben recaudar impuestos, regular la banca y los mercados de valores, promover el crecimiento económico y proporcionar servicios de bienestar social a la población, como educación, prestaciones por desempleo y pensiones.

Aunque defienden que el sector público y la intervención estatal se mantengan dentro de unos estrictos límites, aceptan un grado de intervención mucho más alto que los liberales clásicos.

La mezcla de liberalismo económico y liberalismo político, ha derivado en varias corrientes de liberalismo. Por ejemplo, el liberalismo en Estados Unidos tiene un significado más restringido que lo que acabamos de contar y es una variante de la tradición liberal que algunos llaman “liberalismo del bien social” y se refiere a la intervención del gobierno en la economía y la sociedad, con el propósito de promover el crecimiento económico, el bienestar de la comunidad y la justicia social. Este tipo de liberalismo es el que se dio en Estados Unidos durante la presidencia de Roosevelt (por situarnos un poco en el tiempo) y sus defensores empezaron a llamarse “liberales”.

Frente a estos “liberales” (Partido Demócrata) están los “conservadores” (Partido Republicano) que surgen de la tradición liberal clásica de la mínima intervención del Estado en la economía. Hoy por hoy, las diferencias entre unos y otros en Estados Unidos no son tan grandes como en los años 30 del siglo XX. Si lo miramos con la perspectiva de “izquierda y derecha” que hay aquí, el Partido Demócrata es de derechas, y el Partido Republicano, lo es más.

En muchos países, el “liberalismo” tiene dos significados parecidos a los de Estados Unidos. En gran parte del mundo, el primer significado es el tradicional, o sea, que apoya la libertad política y económica frente al autoritarismo. En los países en los que la democracia está naciendo, suele entenderse en su significado originario, es decir, como un sistema de gobierno que garantiza los derechos fundamentales y las libertades básicas.

Muchos partidos que se califican de “liberales” en Europa, y otros lugares, combinan un fuerte apoyo al libre mercado con actitudes que limitan la intervención estatal para mejorar las condiciones generales de vida. Dicen que son partidos “de centro”, entre los (derecha) y los socialdemócratas (izquierda).

El “conservadurismo”, que es una evolución del liberalismo, también tiene diferentes significados según el contexto. Su significado más literal sería el de resistencia a cualquier tipo de cambio, a menos que sea absolutamente necesario. Entonces, el término “conservador”, se puede aplicar literalmente a una persona que desea que las cosas se conserven tal y como están, independientemente de que el sistema de gobierno sea una monarquía, una dictadura comunista o una democracia.

Actualmente, los dirigentes conservadores no ponen en cuestión los principios, las instituciones y los procedimientos democráticos. Entre este grupo de conservadores, y para hacernos una idea de quiénes son y cuáles son sus políticas, podríamos incluir a Ronald Reagan, George Bush (padre e hijo), Margaret Thatcher, John Major, David Cameron, Angela Merkel, Nicolás Sarkozy, José María Aznar o Mariano Rajoy.

Por regla general, todos ellos han dado prioridad máxima al libre mercado pero los europeos tienden más a apoyar un Estado intervencionista que los estadounidenses. La idea de que “el gobierno que gobierna menos es el que gobierna mejor” encaja fundamentalmente con el conservadurismo estadounidense; en cambio, los europeos valoran mucho un estado fuerte.

Para ir acabando, aunque muchos conservadores suscriban los principios liberales de la organización de la vida política y económica, liberalismo y conservadurismo no son en absoluto conceptos intercambiables.

Gracias por leernos. No olvides suscribirte para recibir más artículos, y compartirnos en tus redes sociales. No seas egoísta 😉

Anuncios

3 comentarios en “¿Qué es el liberalismo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s