¿Cómo solucionan los conflictos las dictaduras y las democracias?

Ya dijimos que las democracias y las dictaduras intentan conseguir para sus países cosas como la seguridad nacional o la mejora social y económica, pero lo hacen de formas distintas.

Las democracias usan mecanismos para decidir sus objetivos a través de la libertad de expresión, y la libertad de acción de los partidos políticos o los grupos de interés organizados (asociaciones, ONG, “lobbies”…). En cambio, las dictaduras los deciden sin consultar a nadie aunque hay algunas que intentan ganarse el apoyo de pequeños, pero poderosos, grupos sociales como los empresarios, la clase obrera, la aristocracia, alguna secta religiosa influyente… También intentan convencer a la población de que sus métodos son los mejores para todo el mundo.

Uno de los objetivos comunes de los dos tipos de gobierno es evitar o solucionar los conflictos que aparecen en sus comunidades. Aquí también tienen formas diferentes de hacerlo. En las democracias se afrontan los conflictos abiertamente con procedimientos que garantizan la rendición de cuentas. Las dictaduras, ocultan los conflictos censurando la información y sin rendir cuentas a nadie.

Ni la democracia ni la dictadura en sí mismas evitan que exista el conflicto, pero usan formas diferentes para resolverlo.

En otros artículos, ya hemos dicho que la política es un proceso que tiene lugar dentro de una estructura de reglas y procedimientos. En términos generales, la política se desarrolla mediante la negociación, la coerción o una combinación de ambas.

Vamos a verlas:

La negociación es el proceso a través del que dos o más partes intentan conseguir sus objetivos y manejar sus conflictos con compromisos y acuerdos. Generalmente, es un proceso relativamente pacífico, aunque pueden existir presiones entre las partes. Un ejemplo podrían ser unas elecciones, donde los partidos presentan candidaturas ofreciendo proyectos y promesas políticas (lo que sería el programa electoral), a cambio de votos.

Por su parte, la coerción implica el uso de la fuerza o amenazar con usarla. Esto significa que una de las partes obliga a otra a hacer algo, generalmente en contra de su voluntad. Una forma de amenaza podría ser la ley: si incumples la ley, sufrirás unas consecuencias que pueden ser multas o penas de cárcel, por ejemplo.

Las dos formas de gobierno usan la negociación y la coerción en sus procesos políticos, pero las democracias tienden a favorecer, en principio, la negociación, aunque también usan la coerción en mayor o menor medida.

Todos los gobiernos se basan en la ley (que podemos considerar más o menos justa) y en su aplicación efectiva (que podemos considerar más o menos dura) y, hacer que se cumpla, depende de la fuerza, incluso en una democracia. Los cuerpos y fuerzas de seguridad, los tribunales y el sistema penal son instituciones coercitivas.

Por su parte, las dictaduras se basan en la coerción. Muchas gobiernan por medio de la fuerza, usando la intimidación y el terror para mantenerse en el poder. Pueden usar el ejército, la policía secreta u otras formas para mantener controlada a la población y a los posibles grupos de oposición. A veces, también usan la negociación para conseguir el consentimiento de la población a su forma de gobernar a través de pequeños beneficios sociales o económicos. Las élites de las dictaduras, por su parte, negocian entre sí el reparto del poder, el diseño y las medidas más favorables a sus intereses.

Democracias y dictaduras se diferencian también en el uso de ciertos mecanismos institucionales típicos del proceso político. Además de las instituciones estatales, los partidos políticos y algunas organizaciones no gubernamentales (ONG) tienen un importante papel en la vida política de muchos países.

En las democracias, el papel principal de los partidos consiste, teóricamente, en formular las propuestas y proyecto políticos que demanda la población, y presentar candidaturas para los cargos elegibles, dándole la posibilidad de optar entre diferentes opciones. Los grupos de interés pueden expresar libremente sus preferencias respecto a los asuntos públicos que les conciernen. Los sindicatos, las patronales, y los que defienden intereses concretos suelen ser los que están mejor organizados, pero la democracia también facilita que aparezcan muchos grupos y movimientos sociales, que intentan conseguir que el gobierno proteja sus derechos.

Para las dictaduras, los partidos suelen ser instrumentos de dominación del gobierno sobre la sociedad y los movimientos sociales son muy raros, si es que los hay.

En teoría, los partidos y los grupos de interés facilitan el proceso de participación política.

Gracias por leernos. No olvides suscribirte para recibir más artículos y compartirnos en tus redes sociales. No seas egoísta 😉

Anuncios

Un comentario en “¿Cómo solucionan los conflictos las dictaduras y las democracias?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s